Pablo Rovira Campderrós, fundador del negocio familiar, inicia la fabricación de reguladores de agua (aforos) y su instalación en el municipio de Vallirana (Barcelona).

A principios del S.XX los primeros grifos de pared, lavabo y duchas fueron los principales productos fabricados y comercializados localmente. Cada nueva necesidad y avance tecnológico suponía una nueva pieza. Al inicio de los años 50 se empezó a trabajar en un mezclador de agua fría y caliente en un mismo mando. Se hizo realidad en 1959 con el mezclador París.

A partir de esos años empieza la especialización en la gríferia sanitaria, más concretamente en el diseño de piezas adaptadas a la evolución del baño. Diseño vanguardistas y funcionales centran nuestra creación hasta la actualidad.